Conectar con tu raíz 

Debemos ser pacientes, la mujer salvaje, esa mujer conectada a su raíz, a sus instintos y  naturaleza, lleva muchos años atufada,  desconectada y dormida y el trabajo consiste primero en poner consciencia.Si consigues conectar con tú raíz podrás  afrontar tu historia personal, sea la que sea, desde ese lugar.  Puedo hacer muchos años terapia que si no está acompañado desde mi enraizamiento seguiré en la dificultad porque lo metabolizaré a un nivel mental, emocional, pero no a un nivel profundo.

La comida se metaboliza en el cuerpo, no en la cabeza. Lo que se come tiene que encarnar, si no, no se absorbe el nutriente.  Y en la vida todo es igual.  Si no tengo raíz, no puedo  digerir, metabolizar en profundidad la experiencia.

La violencia y la no reconciliación también están en ti.  Los horrores del mundo están en nosotras, no están fuera y  hay un problema común en la creencia de que todo está fuera y lo que yo hago sólo para mí y en beneficio propio no importa y no tiene repercusión en el exterior.  Conectar con tu raíz te va a ayudar a desenmascarar tus más profundos sentimientos. 

¿Podemos dejar de mirarnos el ombligo y tener una conciencia poniendo la vista en el horizonte?

Estamos aquí para saber que más allá de los dolores que tengamos del alma, más allá de nuestra propia historia personal,  si podemos desprendernos y distanciarnos un poco, podemos tener y ver con una mayor  amplitud,  y  ahí también está la medicina. Se trata de crear…de conectar con tú raíz.

Si nos concentramos en crear nuestra vida de la manera peculiar como cada una necesita para sí misma, y también quizá  juntas  podemos encontrar algo, que  aunque no será igual para todas,  porque somos muy distintas, al mismo tiempo nos unirá respetando esas diferencias.

Acepto y respeto esto, pero también estoy abierta al devenir de lo que se va a transformar y también lo permito,porque cuando estamos explorando lo femenino, necesitamos permitir, que la vida se haga en nosotras y saber que continuamente estamos creándola , estamos tejiendo nuestra vida y si la hebra no es la que queremos, pues destejemos.

Vida, muerte y regeneración, eso  habita en cada poro de nuestra piel en cada mujer.

Conectar con tú raíz en la balanza entre lo femenino y masculino

Hemos desarrollado una cultura con los valores masculinos en preponderancia y no está en equilibrio ni al servicio de los femeninos.   Cuando hablo de masculino y femenino no estoy hablando de hombres y de mujeres,  estoy hablando de cualidades que están en los dos. Por eso conectar con tú raíz te ayuda a equilibrar estos sentimientos y aprovechar el benefecio de cada uno.

Los valores masculinos no son de los hombres,  son de un sistema de valores que hemos adoptado todos y que en los hombres ha tenido más peso,  porque lo han encarnado más en profundidad.  Pero nosotras hemos encarnado esas actitudes y las manifestamos  en todos los ámbitos de la vida.

No es una batalla entre hombres y mujeres.  Es una comunicación interna  entre lo masculino y lo femenino, que necesitamos equilibrar adentro para poderla danzar creativamente y con gozo afuera en nuestras vidas.

Translate »