Somos creadoras de vida 

Hay un Guuaaauuu, Aaauuuhhh cuando nos  damos cuenta  que somos las creadoras de nuestra vida, que tenemos todos los elementos necesarios para ello dentro de un espacio, nuestro cuerpo físico que está esperando para ser liberado de los miles de tabúes que durante siglos han arrojado sobre él, la familia, la sociedad, la cultura y nuestras propias creencias.

Hacer el recorrido a través de las energías que nos habitan y nos conforman permite descubrir el fuego creador que permanece dormido, como la serpiente que hiberna, y que espera  ansiosa  ser liberada para mostrarnos lo intensa y profunda que puede ser la vida cuando de verdad se encarna.

Y despierta la mujer orgánica,  salvaje que ha permanecido atufada dentro de nosotras esperando que nos soltemos la melena y salgamos al monte a aullar, y recuperemos la naturaleza que nos es propia,  así florecemos, brillamos y sentimos la vida .

La fuerza creadora, ese gran útero cósmico, de donde procede toda vida y donde toda vida vuelve, la energía que ha creado galaxias, planetas, universos, la vida como la conocemos, ese gran útero transcendente es de una naturaleza que nos es propia, se encarna en nosotras.

Puedo apoyarme en él para crear mi vida, puedo acudir a él para beber de su fuente inagotable, puedo descansar en el cuándo sienta que mis propias fuerzas no son suficientes. No estoy sola, formo parte de esa Vida que todo lo contiene y lo mantiene. Puedo acudir ahí, a ese espacio a ese vacío cada vez que necesite.

A ese Todo Puedo llamarlo,  Inteligencia Infinita, Gran Madre, Conformadora de Todo, Shakti, Dios,  La fuente….. puedo darle cualquier nombre que en mí evoque ese poder, y puedo crear un nuevo nombre para definirlo o conformarlo.

Puedo darle cualquier forma, ya que en sí no la tiene, aunque lo realmente importante es hacerme consciente de que existe, y además está disponible para mí, si yo soy capaz de sentirlo, de vivirlo y de conectar con él.

El movimiento energético de creación es una alternancia entre dos fuerzas opuestas y complementarias, sin cuya interrelación la vida no se daría: positivo y negativo, Norte y Sur,  masculino y femenino, arriba y abajo, dentro fuera. Estas fuerzas son opuestas  porque una se opone a la otra para formar la tensión creativa y son complementarias porque sus cualidades se complementan  y hacen posible la unidad, la totalidad y así permiten que la vida sea.

No son ni mejores ni peores, ni buenas ni malas, y ninguna debe dominar sobre la otra, son, cada una con las características que le son propias.

Estas fuerzas actúan dentro de nosotras, tenemos una polaridad conectada arriba a la noosfera desde donde recibimos, espectros de sonido y luz, gases nobles, energías lumínicas, elementos que nuestro cerebro necesita, que nutren nuestro sistema glandular y alimentan el cuerpo energético y tenemos otra polaridad conectada a la tierra con unas cualidades diferente: son energías vitales, de nutrición, de sustento de apoyo, entran por nuestras raíces.

Darnos cuenta y explorar con estas energías que están fuera y están dentro de nosotras, van a desvelar y potenciar nuestras cualidades femeninas y pondrán las masculinas al servicio de lo femenino, de la vida.

Translate »