¿Qué son las energías transpersonales?

Energías de celebración o energías Transpersonales que forman también parte de la vida y que contemplan la existencia del éxtasis, del gozo, de la expansión de los sentidos, de la visión acrecentada, más allá de lo que veo ahora mismo. 

La Diosa disfruta de lo que hay en la vida y ve más allá y siente que la rosa está dentro de ella.     Las mujeres lo hemos expresado sobre todo con la danza, el baile, los cánticos, oraciones, rituales…celebrando la vida creativamente,  ampliado nuestra consciencia. 

Las energías transpersonales  o de transcendencia, nos permiten una vivencia más allá de lo personal, más allá de mi misma.  Mi interés es expresar eso que ya es consciente y revertirlo e irradiarlo  en la vida.  Es una actitud de servicio.  Más tiempo le doy al ser y menos al hacer, la acción se  invierte y la vida cambia,  poniendo el Ser en el Hacer. 

El ser tiene la capacidad de modificar la materia.  No hace mucho tiempo las mujeres se reunían para hacer llover y nutrir a la tierra.  Tenemos la capacidad de crear nuevas conexiones para ampliar  nuestros espacios, una ampliación cósmica, conectada a través de mi útero, al vacio de todo lo que existe. 

Con mi  actitud y mi intención me  convierto  en alquimista, sanadora, capaz de transformar el plomo en oro.  Cuando una mujer hace esto con conciencia se convierte en la hechicera, chamana, sacerdotisa de su vida. 

Nuestro aspecto materno, arquetípico, tiene la capacidad de nutrir lo que necesita ser nutrido, lo sutil.  Y el hombre ahora mismo, necesita ser nutrido en su masculino profundo, No desde la palabra y la exigencia, sino desde la sutilidad y el reconocimiento.  

Energías transpersonales como potenciarlas 

Cultivar nuestro masculino, hacer de padres de nosotras mismas desarrollando nuestra dirección, presencia y capacidad de penetrar en la vida.   Nuestro masculino al servicio de nuestra energía femenina.  Cuanto más cultivo y nutro esta alquimia interna, mayor es el maridaje y la unidad. y más fomento conectar con mis energías transpersonales.

La sexualidad alquímica es eso, una alquimia individual  y una alquimia con el otro.  Y ese ha sido el secreto mejor guardadado por la iglesia durante siglos.  El encuentro entre el cielo y la tierra, lo masculino y lo femenino, las bodas sagradas.  Los cátaros y otras muchas civilizaciones desarrollaban una sexualidad sagrada, más allá de la procreación.

En nuestra cultura moderna, desacralizada, la sexualidad es considerada como algo contrario a la espiritualidad, pero no es así.   Es en esta unión de lo masculino con lo femenino, de lo físico con lo espiritual, de lo interno con lo externo, de la horizontalidad con la verticalidad… dónde lo personal es transcendido y lo divino interiorizado.

Es una conexión desde los planos físicos a los sutiles, espirituales o transcendentales y nosotras somos un canal abierto al mundo invisible para que se transmute y se haga materia en el mundo visible.  Necesitamos la fuerte pasión que sentían las místicas:  “Que Dios se haga en mí”.  Poniéndonos al servicio de la vida y de la creación y llenando cada acto cotidiano en acto sagrado.   En definitiva, Vivir la vida Ordinaria de un modo Extraordinario.

Translate »