Momento en el que integré la polaridad masculina-femenina dentro de mí.

Hoy otro de mis poemas inéditos, el de hoy es justamente de cuando comencé a integrar la polaridad masculina-femenina dentro de mi en un cuerpo de mujer .

Ahí surgió como un volcán mi mujer erótica que tomo consciencia que el amor es libre, libre de ataduras de posesiones de contratos, de expectativas de llenar vacíos todo eso responde a un viejo programa. 

La mujer erótica en mí me mostró que yo era el amor, en mi cuerpo, en mis gestos, en mi danza. Y el amante interno hecho carne en cuerpo de hombre, me ofreció la oportunidad de ofrecerme, en amor, en gozo y en éxtasis.

Fue un ascenso directo a la consciencia a la libertad a la ofrenda de mí.

De ti me gusta

Tú alma

Bañada de un espíritu Santo

Tú piel suave de arena fina hecha de sol

De luna de vientos de lenguajes de amor

De hermandad compartida

De ti me gusta

Tu hombre nutridor

De abundantes caricias generoso de amor

De tí me gusta

Sentir tú sexo cuando te abrazo

Esculpiendo formas relieves

Me gusta cuando la picardía asoma tus ojos

Y esa sonrisa

Me gusta de tí

Tu pecho

Donde mí ser bucea queriendo traspasarlo

Fundiéndome, derritiéndome

Nutrirme con el infinito amor que vive en ese tu océano

Me gusta el placer que sientes cuando acaricio tu sexo

Y como él recibe

Toma presencia se afirma

Resonancia masculina

Yo en el me reconozco como mujer

Hombre amor

Me gustas me gustas mucho

Poema Inédito de Carmen Enguita 

Translate »