VIVIENDO LA MUJER QUE SOY

Madrid · Málaga

Todo un máster en El Arte del Mujerío. Un taller orgánico, vital y gozoso en el que experimentar el coraje y la fuerza del empoderamiento femenino en conexión con la naturaleza. Un espacio para reinventarse y desarrollar tu creatividad y pasión, en el que utilizamos los cuentos como medicina, exploramos los sueños, los símbolos, los arquetipos, la diosa y el ritual.

2018 (Edición 27)

1º módulo 13, 14, 15 de abril
2º módulo 11, 12, 13 de mayo
3º módulo 08, 09 10 de junio
4º módulo del 7 al 20 de julio

Inversión: 1.800 € (descuento pago al contado 1.620€)
Pago en mensualidades de 200€
Pensión completa: 55 a 60€/día

Dirige Carmen G. Enguita

Entra en ésta cocina del alma de gozo y vitalidad, para llevar esa inspiración a tu vida cotidiana.

Y.. si, las canas, los 35 años de dedicación al desarrollo personal han dejado un poso , un silencio, una esencia rica riquísima que me emociona compartir contigo.
Te acompañaran también la increíble Lulu y hermosas mujeres entrenadas que te sostendrán con generosidad incondicional.

Un espacio para reinventarse y desarrollar tu creatividad y pasión, en el que utilizamos los cuentos como medicina, exploramos los sueños, los símbolos, los arquetipos, la diosa y el ritual. Cantamos, respiramos, bailamos, pintamos, tejemos y destejemos…
Descubriremos las mujeres que nos habitan para iluminar al mundo con nuestra irradiación y amor. Una invitación a vivir la hermandad del círculo de mujeres y disfrutar de ese vínculo incondicional, que te acompañará durante y después de esta profunda transformación vital, un verdadero regalo. Viviendo la Mujer que Soy cuenta con  expertas invitadas y hermanas veteranas como apoyo e inspiración en todo momento.

Un taller de larga duración formado por el círculo de mujeres practicando las artes del mujerío ancestrales y actuales.
Un viaje a través de las cualidades, los arquetipos y los registros de lo femenino donde impregnar nuestras células y establecer un vínculo con lo femenino profundo.

Contenidos:

Un taller de larga duración formado por el círculo de mujeres practicando las artes del mujerío ancestrales y actuales.
Un viaje a través de las cualidades, los arquetipos y los registros de lo femenino donde impregnar nuestras células y establecer un vínculo con lo femenino profundo.

Exploraremos:

  • La mujer árbol: Echando raíces, encarnando.
  • La mujer orgánica: La fidelidad a mí misma, echar mano del instinto en lo cotidiano.
  • La mujer nutricia: La receptividad, nutriendo las semillas, permitiendo el crecimiento. Honrando nuestro linaje femenino, la transmisión de la sabiduría.
  • La mujer soberana: Reconocer, potenciar y desarrollar nuestros talentos. Ejerciendo la propia soberanía, la práctica de gratitud, generosidad y abundancia.
  • La mujer profunda: La práctica del vacío, el arte del cambio y la fluidez. Escribiendo nuestro mito personal, los laberintos. Cómo mirar al monstruo sin cerrar los ojos. Dar nombre a lo innombrable. Acompañar lo que está listo para morir.
  • La mujer transpersonal: La sabiduría de lo cotidiano, la visionaria, la mística, la conectora de mundos. El arte de resurgir de las cenizas, la renovación de la vida.
  • La mujer amante: Practicando el erotismo, la irradiación magnética, la sensualidad, disfrutando los sentidos. De mujer deseada a mujer deseosa.
  • Lo masculino: Practicando las cualidades masculinas, de nuestro hombre interior hacia la plenitud. Honrando el linaje masculino.
“Viviendo a la Mujer que Soy” ¡¡¡Vamos allá !!!

“Viviendo a la Mujer que Soy”

Vamos allá !!!
Sacudirás el cuerpo y con el limpiaras la mente, los miedos, sostendrás las emociones sin que te devoren, volaras con el espíritu. Saldrás de las zonas de confort para sudar la gota gorda, lagrimas , risas, belleza, radiancia, gozos estremecedores, furias y mucho amor…Harás tu viaje montada en el mágico carruaje del circulo que velara tus sueños, te tendera la mano, te insuflara fuerzas cuando creas que no puedes mas, será tu espejo donde reflejarte.
Entrenaras a las mujeres que te habitan. Una te dará la libertad de ir mas allá de los miedos, te devolverá al cuerpo, a los fluidos al ritmo salvaje, al deleite del cuerpo desnudo deviniendo naturaleza… pies a tierra.
Otra te emocionara con su delicadeza, tu capacidad de cuidar de proteger de acompañar la vida en sus ritmos que son los tuyos, te inundaras de generosidad, abundancia y amor por la tierra.
Otra te mostrara tu reino, tu soberanía, habitando con dignidad desde las uñas de tus pies hasta el ultimo pelo de tu cabeza.
La otra te llevara de la mano a una vida singular y única, te arrancara la piel a tiras hasta llevarte al hueso, te mostrara tu intensidad, tu amor incondicional, tu capacidad de abrirte mas y mas a lugares que nunca soñaste, te mostrara los secretos de la muerte y el renacimiento.
La otra ahhh esta la clarisensible que eres, la visionaria, la tejedora de redes, la mística activa y cotidiana velando el fuego del caldero, el fuego del amor el fuego del mundo.
Ella ,la que te hará ondular tu cadera sinuosamente, la fuerza erótica que mueve el eterno femenino, te apropiaras de tu belleza única sin etiquetas ni edulcorantes. Cruda, intensa, fiera
Si tu Samurai interior tomara su dirección su espada de luz para ofrecértela y surgirá el perdón y frotaran lagrimas de reconciliación y los opuestos danzaran sus nupcias
Yo la genuina Carmen Enguita te acompaño transmisora, transgresora, exploradora, pionera como dice mi amigo un corazón indómito.

Y.. si, las canas, los 35 años de dedicación al desarrollo personal han dejado un poso , un silencio, una esencia rica riquísima que me emociona compartir contigo.
Te acompañaran también la increíble Lulu y hermosas mujeres entrenadas que te sostendrán con generosidad incondicional.

Entrevista a Carmen G. Enguita sobre el taller

Carmen: “Lo esencial es recuperar nuestra parte instintiva” –“Lo mejor de sus enseñanzas es verla a ella” explica Rosa, una de las alumnas de Carmen. Son muchas las mujeres para quienes Carmen representa como nadie a la madre tierra, a la mujer salvaje, a la mujer que se ha hecho a sí misma. Hace mas de veinte años que comenzaron los talleres “Viviendo a la mujer que soy” y por Barcelona, Madrid, Málaga, Francia o América, esta moderna Afrodita ofrece herramientas para que la mujer se conecte a sus ritmos más íntimos, a su inmenso poder de transformación. Estar cerca de ella te hace sentir bien, a gusto con la vida, consciente de tu presencia.

¿Cómo nacieron los talleres de “Viviendo a la mujer que soy”? -Nacieron de una llamada interna que me sorprendió diciendo que yo estaba reseca como mujer; aquello me impactó, nunca me había planteado qué significaba ser mujer. En aquel tiempo gastaba unos modales muy masculinos (muchos proyectos, una carrera exitosa…) hasta que rompí con muchas cosas, me separé, lo dejé todo. Me detuve e hice lo que me pedía el cuerpo, irme a la naturaleza. Bajé a las profundidades para conectar con mis ritmos interiores: salía a aullar a la naturaleza cuando estaba dolorida, dormía al lado del fuego. Era febrero, cuando la naturaleza brota y sentí que yo también podía brotar….

Y apareció una comprensión amplificada de lo femenino, ¿no? –Sí, lentamente surgía esa mujer sabia que crece desde el útero. Me ocupé en explorar mi mundo femenino; en nuestro país no existía información sobre este asunto, así que me dediqué a recolectarla. Comprendí que el útero es un caldero femenino que recoge información y revierte sabiduría; fue una conclusión muy personal, no podía contrastar, pero sí compartir con mis amigas y así nació “Viviendo…”.

¿Qué cuentas en estos talleres, qué se cuece en el útero? -Los talleres son un recorrido en espiral, y yo acompaño en ese viaje que recorre a las mujeres que nos habitan. Lo esencial es recuperar nuestra parte instintiva, a la mujer árbol, con raíces, que habita su cadera, el lugar donde se aloja el útero como el espacio trascendente donde cuece el potaje de la vida. Cuando una mujer asume que es portadora en vez de buscadora, empieza a valorarse. Lo femenino es lo que guarda la vida, a veces irradia quietud, otras destrucción. Comprender el misterio de lo femenino, de la muerte, de la regeneración, es entender que las transformaciones son bendiciones.

¿Cómo son las mujeres que se interesan por tus talleres? -Suelen ser grupos de 15 ó 25 mujeres entre 30 y 70 años. Lo más interesante es que es un taller donde te vas recreando a ti misma, y dices “esta soy yo” y “esta soy yo en transformación”. Lo femenino crece con el apoyo, nosotras necesitamos apoyarnos para fortalecer la valoración de lo que tenemos. Las mujeres florecemos desde la alegría o la creatividad, no desde lo estricto o rígido. En mis talleres tú te permites ser en transformación, se valora tu forma particular de expresarte y de ser. Es un lugar donde se celebra que lo femenino se encarne en tu cuerpo y lo aprendas a irradiar en tu vida. En este espacio no caben proyecciones del tipo: “Algún día vendrán a salvarme”, o “Ya habrá un momento mejor…”.

¿Qué puede esperar la mujer que se asoma a tus talleres? -Como las mujeres se han vuelto muy mentales, y lo femenino es creativo por excelencia, vuelven a recuperar el brillo a través de la creatividad en pequeñas cosas, así que escribimos, pintamos, bailamos, tejemos, destejemos…. Ahí se consigue la hermandad de las mujeres, donde se recupera la apertura, el florecer de una vida que ha tenido las raíces muy deshabitadas.

¿Qué crees que ha perdido la mujer estos años y qué tiene que recuperar? -La mujer ha perdido el jugo de estar conectada a la raíz profunda, se ha desconectado y lo femenino ha tomado un lugar menor. Es vital volver a la mujer árbol, volver a sentir el poderío de la vida en tu cuerpo: la savia es la sabiduría. Hoy la apuesta de las mujeres es salir al mundo y poner sus cualidades masculinas al servicio de su femineidad.

¿Crees que el mundo necesita que las mujeres cambien? –El perfil femenino del mundo, y también el de los hombres, necesita sanarse y ocupar su propio lugar. Debemos hacernos la vieja pregunta: “¿Esto que hago sirve a la vida?” Antes de actuar, los antiguos indios de América se planteaban cómo iban a afectar sus actos a las siguientes siete generaciones, y lo femenino, como guardián de la vida, es consciente de si lo que hace va a favor o en contra de la vida. -Una de tus alumnas nos contaba que no necesita preguntarte nada porque sólo con verte se siente contestada.

¿Cómo consigues transmitir ese halo de estar siempre habitada? -Yo estoy habitada porque trato de ser coherente con lo que he ido recogiendo a lo largo de mi camino y creo que me sirve. Empecé con la alimentación y después vino el yoga, los viajes, el shiatsu… Ha sido un trabajo de enraizar, de sentir, de darme este espacio para mí; no tengo secretos, soy una exploradora y soy coherente. La pócima mágica es lo que tú elijes en tu vida.

Y hasta cuándo te ves acompañando a las mujeres? -Estoy al servicio de las mujeres, me encanta hacer lo que hago.

¿Cómo imaginas a las mujeres dentro de diez años? -Creo que hemos hecho una carrera extraordinaria, saliendo de un lugar de opresión hacia otro donde podemos elegir. Y aunque aún hay mucho que hacer, lo más importante ahora no es pelear, si no permitirnos ser quienes somos y transformar la vida con los valores de lo femenino. Las mujeres que pasan por estos talleres constatan que cuando tú cambias los hombres cambian también. Hay un potencial enorme de mujeres maduras con disponibilidad para crear un mundo mejor, es el momento de revertir. Las mujeres necesitamos crear juntas y apoyarnos, pero no para ir en contra de nada sino para crear una vida más justa y de mayor cooperación. Si desde los distintos gremios actuamos así, ya es suficiente. Inspira vida.

Testimonios

ALGUNOS TESTIMONIOS DE MUJERES QUE HAN PARTICIPADO EN: VIVIENDO LA MUJER QUE SOY

María: Hice mi primer taller “Viviendo a la mujer que soy” con Carmen hace 12 años. Luego he hecho más con ella: El umbral de la mediana edad, Sexualidad femenina… En todos he aprendido un montón de cosas, pero quiero hablar del primero porque no tenía ni idea de a lo que iba.A Carmen la conocía muy poco, aunque algo en mí me decía (luego supe que ese “algo” es la intuición) que aquel taller iba a ser bueno para mí.Ha sido una de las experiencias más enriquecedoras e impactantes de mi vida como mujer y como persona. Se me abrió un mundo de posibilidades y de conocimiento sobre mí y sobre las mujeres, sobre el poder de lo femenino… Tenemos tanto para dar, por hacer… Carmen es para mí, aparte de amiga y, en su día, socia, mi maestra. Es sabia, inteligente y, por encima de todo, humana. Una mujer hermosa. En ese taller me reí, me divertí, lloré, grité, bailé, pinté, cosí y, sobre todo, aprendí tanto de mí y de las mujeres que ya no he podido parar. Sigo aprendiendo, leyendo e indagando sobre el apasionante mundo femenino y sobre mi misma. Fue un taller enriquecedor porque me dio la fuerza para tomar decisiones largamente aplazadas, me enseñó a escuchar y amar mi cuerpo, a hacerme responsable de mí misma y…muchísimas cosas más.Desde entonces se han producido muchos cambios en mi vida, algunos muy dolorosos, y… sigo viva… es más… amo la vida y, ahora sé que en aquel taller planté la semilla de lo que soy ahora y de lo iré siendo. ¡Me queda tanto por aprender!

Menchu En estos talleres guiados por Carmen García Enguita tienes la oportunidad de explorar tu feminidad desde el autentico Espíritu salvaje. Esta sabia mujer nos invita a profundizar a las mujeres con autentica creatividad.

Esther López de la Paz Os puedo decir que hacer un taller donde se traten las diferentes energías femeninas, el equilibrio de lo femenino y masculino y disfrutar de tantas cosas preciosas que podemos crear sin pensar nunca que podrías hacer, y que haces desde el amor y la entrega.¡¡¡¡¡¡ Es fantástico!!!!!! Animaros, vais a tener un ” Antes y un después”.

Mamem Si quieres que resuma en dos palabras lo que supone para mí Carmen G. Enguita, estas son: Conciencia y Respeto por mis ritmos de mujer.

Inmaculada Lo que ahora enseño yo se inició en el viaje iniciático que supone “Viviendo la mujer que soy”. Este taller provoca una brecha en la manera en que solemos destilar nuestra experiencia vital. Carmen Enguita cuenta, entre otros dones, con la capacidad de hacer fácil lo que parece complicado. Cualquier mujer comprometida con cualquier cosa, su vida, trabajo, familia, pareja saldrá sorprendida del alcance que puede tener en su vida el paso por este taller. Tu poder creador quedará recogido en muchas formas, todo se acoge, todo se transforma, todo queda al servicio de lo que eliges vivir. Sin juicios ni prejuicios. Es una suerte inmensa tener la posibilidad de aprender de Carmen. Sin duda el mejor regalo que te puedes hacer a ti misma.

Luchy López Hice el Taller de mujeres ese año y para mí ha sido absolutamente transformador. No te das cuenta de la transformación que está ocurriendo porque está dentro, y es con los acontecimientos que suceden en lo cotidiano cuando haces consciente que algo ha ocurrido dentro de ti y siguen ocurriendo después de terminar. Es un Taller de la vida para aplicarlo en la vida. Desde la energía más espiritual hasta lo más hondo de mis raíces. Siento que soy una mujer árbol conectada al universo desde la profundidad de la Tierra. Cuando lo empecé pensé: “Este curso debería pagarlo la Comunidad Autónoma a todas las mujeres”

Marta El taller Viviendo la Mujer Que Soy es una experiencia inolvidable, placentera, diferente y sobre todo transformadora. Ha sido un marco en mi vida y me ha hecho reconocer en mí a mi diosa interior, por medio de la fuerte conexión con un poderoso círculo de mujeres. Lo recomiendo para cualquier mujer que esté dispuesta a participar de la adorable aventura del goce de la Vida y de lo Femenino Marisa Viegas Tengo el gran privilegio de haber experimentado los talleres hay un antes y un después en mi cuerpo y en mi alma después de haber hecho el taller, la mujer que asoma hoy en mi, es fuerte, saludable, y segura de si misma.

Merxe “Porque a través de ti me vivo de otra manera, soy otra mujer, ó soy MUJER, esa mujer fuerte, capaz, centrada, alegre, libre que deseo ser. A ver, en realidad, la transformación es evidente, tus enseñanzas han ido cuajando. Lo que ocurre es que la contienda es muy desigual: por un lado, años y años de culpabilidad/represión/frustraciones de todo tipo…que han configurado una autoestima pésima; y por el otro, la aceptación de la mujer salvaje/cortesana/bruja/poeta/tejedora/meditadora/sabia en suma que, encima, acepta al hombre como igual, se une a él y caminan bajo unos mismos principios”.

Inmaculada “Tendría que ser obligatorio en las escuelas, algo así te cambia la vida.”

Carmen Andrés Mi experiencia en los talleres siempre tiene que ver con ir más lejos, se crea un espacio seguro para explorar y aprendes a convivir con la diferencia. Esto para mi ha sido fundamental y la base para abrir la conciencia y la compasión. Tengo que dar la gracias a Carmen una y otra vez por la aportación que hace de su sabiduría. Gracias

Beatriz Lo que más me está gustando de los talleres con Carmen es que siento que me voy transformando y no es desde mi mente. Ni desde la voluntad. Es un proceso interno que se va desplegando en mí. Me siento transformándome y transformando mi cotidiano de una manera suave, profunda, fácil. Orgánica. Me siento acompañada en un nivel profundo. Por mi misma, o por mi feminidad o por la diosa o por el círculo. No sé por quién o quienes. Sé que me siento acompañada. Es una sensación profunda y entrañable. Siento que he vuelto a casa.

Translate »