El erotismo en nuestra sociedad

En el post de hoy vamos a reflexionar sobre el erotismo en nuestra sociedad, y lo que representa para nosotras, las mujeres.

La palabra erótico viene de la expresión  griega Eros, la personificación del amor en todos sus aspectos;  Eros nacido del caos representa el poder creativo y la armonía.  El erotismo como afirmación de la fuerza de vida de las mujeres.  La poderosa energía creativa cuyo conocimiento y uso estamos reclamando en nuestro lenguaje, en nuestra historia, en nuestras danzas, en nuestros amores, en nuestros trabajos, en nuestras vidas.

Lo erótico es un recurso ubicado entre los comienzos de nuestro sentido del yo y el caos de nuestros sentimientos más fuertes. Es un sentimiento interno de satisfacción  al que podemos aspirar una y otra vez, si lo hemos experimentado; Porque habiendo saboreado la totalidad de este profundo  sentimiento y reorganizado su poder por un sentido de honor y auto respeto,  no podemos exigir menos  de nosotras mismas. El erotismo en nuestra sociedad, es ir más allá de la mediocridad promovida por esta, es buscar y sentir la excelencia en cada acto.

Una mujer conectada a esta fuerza es imparable, es una revolucionaria vital del amor. Ejerce su santa voluntad y eso es un peligro público.  Eso es lo que más se ha masacrado en la vida de las mujeres,  no solo la sexualidad como sexo , sino el potencial erótico que tiene la mujer, que incluye también la furia interna.

¿Cómo se ha vivido el erotismo en nuestra sociedad, a lo largo de los años?

Se nos ha enseñado a desconfiar de este recurso que ha sido envilecido y devaluado en la sociedad occidental.  Por un lado lo superficialmente erótico ha sido difundido como un signo de inferioridad femenina.  Por otro lado a las mujeres se les ha hecho sufrir y sentir despreciables y sospechosas en virtud de la existencia de lo erótico. 

La falsa creencia de que solamente por supresión de lo erótico dentro de nuestras vidas y de nuestra conciencia,  las mujeres podemos ser realmente fuertes.

Y ahí siempre hay un juego de poder: sé erótica pero no, dame un poco de eso,  pero no tanto para que yo pueda  controlar; ese ha sido uno de los mayores miedos de los hombres hacia las mujeres y de la mujer misma hacia sí misma, y de esta forma es como se ha vivido el erotismo en nuestra sociedad.

Ellos temen demasiado esta misma profundidad como para examinar la posibilidad de encontrarla dentro de sí mismos.   Entonces las mujeres son mantenidas en una posición distante e inferior para ser físicamente explotadas,  casi de la misma manera en que las hormigas mantienen colonias de ácidos para proporcionar una sustancia vivificadora a sus amos.

Pero lo erótico ofrece un pozo de fuerza abundante y provocativa para la mujer que no teme su revelación,  ni sucumbe a la creencia de que la sensación es suficiente.  Los hombres a menudo le han dado un nombre equivocado a lo erótico y lo han usado contra la mujer.

Ha sido presentado como una sensación confusa, trivial, psicótica y fácilmente moldeable.  Por esta razón nosotras con frecuencia nos hemos alejado de la exploración y consideración de lo erótico como fuente de poder e información,  confundiéndolo con su opuesto que es la pornografía.   Pero la pornografía es la negación directa de lo erótico porque representa la supresión de los verdaderos sentimientos.  La pornografía enfatiza la sensación sin sentimientos. 

El principal horror de cualquier sistema que define lo bueno en términos de lucro en lugar de hacerlo en término de las necesidades humanas; o que define las necesidades humanas excluyendo los componentes emocionales y psíquicos de estas necesidades, priva nuestro trabajo de su valor erótico, de su poder erótico de su íntima relación con la vida y la plenitud.

Tal sistema reduce el trabajo a una parodia de necesidades a una obligación mediante la cual nos ganamos el pan y al mismo tiempo el olvido de nosotras mismas y de quienes amamos.  Y esto es  equivalente a cegar a una pintora y luego pedirle que perfeccione su trabajo y que goce del acto de pintar.

Para finalizar el post de hoy sobre el erotismo en nuestra sociedad, comparto con vosotras este articulo sobre el erotismo y la forma que influye en nuestra sociedad, publicado por la revista MUY INTERESANTE, no os lo perdáis.

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar