Relación con los hombres: Mi experiencia 

En el post de hoy quiero hacer una reflexión sobre la relación con los hombres desde mi propia experiencia.

La mayoría de las mujeres hemos sufrido con las relaciones, hemos pasado por distintas fases pero si no hay reflexión… ¿Por qué las mujeres nos obsesionamos con las relaciones? Ya sé que somos relacionales, pertenece a lo femenino,  pero llegado un punto ¿Por qué esa obsesión con las relaciones? Mientras yo no destile aquí,  la relación no me va a dar más que dolor de cabeza.

Primero no me planteo si yo necesito abrirme a una relación,  porque hay momentos en la vida que estas cerrada,  no que estas cerrada al mundo ni a los hombres,  sino a una relación. Entonces podrás relacionarte con los hombres de otra manera,  pero no en una relación, en este momento tu, tu ser esta para destilar otras cosas.

Y esa es la pregunta ¿Qué me pasa? ¿Que siento? ¿Que necesito?. La pregunta no es que me va a dar el otro,  sino que tengo para dar en una relación.

En estos momento yo quiero revertir en una relación o en el mundo o en mi proyecto, pero no desde la cabeza, es desde la necesidad interna y no siempre estamos abiertas y disponibles a una relación. Y es por ello que debemos plantearnos nuestra relación con los hombres.

Desde este acceso a una relación es otra cosa, todo esto es posible si hay una maduración interna de donde esta mi mujer, mi parte masculina y luego será muy rico porque se sigue explorando, se sigue investigando.

Relación con los hombres: Que esperamos

Pero la pregunta es completamente distinta,  no es ¿Qué voy a recibir de una relación? Si no ¿Qué tengo para dar a una relación? Porque si no siempre vamos desde la carencia.

Estamos en una etapa que somos portadoras, yo voy a irradiar e indudablemente me van a dar porque la vida es una dar y un recibir;  Pero lo femenino no piensa en lo que va a irradiar, lo femenino irradia la vida que es y que va potenciando en nosotras. No es que te doy, es que doy, que soy,  que me expreso, que irradio.

En nuestra relación con los hombres siempre solemos esperar lo que tienen para ofrecernos, sin contemplar lo que nosotras tenemos para darnos a nosotras mismas y en consecuencia a ellos.

Otra cosa es que la otra persona no esté ahí para recibir lo que das, o que tu no estés en la valoración de ti misma, para confiar en quien tú eres.  A veces utilizamos la niña para relacionarnos con lo masculino, pero una cosa es la coquetería femenina, la irradiación femenina y otra es que como yo me siento culpable por pedir, utilizo la seducción o la niña.

Una mujer duda cuando se va a la cabeza y se olvida de los jugos. Probablemente cuando yo me siento  confiada siento que lo que doy es valioso, no estamos en que si es bueno o es malo,  sino que es vida y punto, entonces no hay duda una mujer nunca duda de la vida que hay en ella.

Es el impulso de podernos establecer creativamente en el mundo, de obtener los logros, sean los que sean, porque si no hay acción, lo que no experimento no es real.  Ese impulso de materializar es nuestro lado masculino y sobre todo nos da la amplitud de sentirnos libres en relación al hombre.

Lo masculino interno es lo que da a la mujer esa capacidad de ser “individua”,  de dejar de pensar en el hombre, de retomar la unidad, cuando tú te entretienes en desarrollar ese masculino interno el hombre también se coloca en otro lugar dentro de ti.

Y cuando nosotras hacemos esto,  los hombres maduran emocionalmente porque cuando yo asumo esa polaridad interna no le queda a él más que asumir la suya, que es lo femenino y lo femenino es madurar emocionalmente, ir a la profundidad,  al océano de la vida y hacer una profunda comprensión.

Os digo esto porque los hombres hacen el mismo viaje, entonces si yo maduro ese masculino interno,  mi caballero se encontrara con su dama y madurará su emocional y podemos ya liquidar a este hijo amante y enterrarlo y hacer finalmente un encuentro real entre ambos. Un Matrimonio.

Espero que la reflexión de hoy os ayude a entender de una manera mas optima vuestra relación con los hombres y con vosotras mismas.

Translate »